Tipos de descalcificadores

Hay una gran variedad de descalcificadores para el tratamiento del agua. La mayoría cumple la misma función, pero hay que tener en cuenta que ofrecen prestaciones diferentes según el tipo de descalcificador. El agua dura formada a causa del calcio y el magnesio es uno de los principales problemas en las casas, ya que suele tener un alto porcentaje de estos minerales.

tipos-de-descalcificadores

Así, comprar un descalcificador para tu hogar aportará grandes beneficios. Se trata de un aparato que elimina la dureza del agua, la ropa saldrá limpia de la lavadora, y el gasto en agua y electricidad será menor. Además, los alimentos cocinados tendrán buen sabor, manteniendo la calidad y sus propiedades. Beneficios que repercuten en la salud, sobre todo, en lo relacionado con la piel, ya que al lavarte la cara con agua sin estos minerales ayudará a evitar las erupciones y rojeces que provoca la dureza del agua. En este post, te explicamos qué tipos de descalcificadores puedes encontrar en el mercado y cuál te puede venir mejor para tu hogar.

Tipos de descalcificadores

Entre los más comunes, destacan:

Descalcificador volumétrico

El descalcificador volumétrico es el más habitual y realiza un tratamiento del agua con el objetivo de eliminar el calcio y el magnesio contenido en el agua a través de resinas, evitando las incrustaciones de cal en tuberías, electrodomésticos y equipos de agua caliente sanitaria. Este sistema suele realizar una estadística del consumo de agua diario, semanal y mensual para ajustar la regeneración al máximo, siendo el único que consigue eliminar por completo la cal, transformando el agua dura en agua de gran calidad.

Descalcificador cronométrico

Este tipo de descalcificador programa la regeneración calculando la dureza del agua y el consumo medio de la vivienda. Como inconveniente cabe mencionar que este sistema no tiene en cuenta el volumen de agua tratada y eso le lleva a realizar regeneraciones aunque no se consuma el agua.

Descalcificador electrónico

El descalcificador electrónico transmites impulsos electrónicos al agua que circula por la cámara de tratamiento conectada a la red de tuberías, impidiendo la formación de cal en las instalaciones del hogar. Además, también consigue disminuir la cal ya existente y disolverla progresivamente. Hay que señalar que la corriente no se transmite directamente al flujo del agua, sino que se transmite una energía óptima para las partículas con carga eléctrica presentes en el agua de manera natural. Son sistemas que no suelen necesitar mantenimiento.

Descalcificador hidráulico

Este sistema regenera en función del volumen de agua que circula y lo hace cuando se agota el lecho de resina, sin tener en cuenta la hora del día. Entre sus ventajas destaca que no necesita conexión eléctrica y que puede ser instalado casi en cualquier lugar, y ocupa poco espacio. Su principal inconveniente es que cuando se produzca un cambio de dureza en el agua será necesario que un técnico cambie los discos.

Descalcificador inhibidor

Es uno de los sistemas alternativos y más ecológicos que se está utilizando hoy en día para solucionar los problemas de cal. Lleva a cabo un tratamiento del agua que emplea métodos físicos y no químicos, sin utilizar sal ni generando vertidos tóxicos. Además, no desperdicia agua y no necesita mantenimiento. Actúa en cualquier tipo de dureza y tiene la propiedad de controlar la corrosión de las instalaciones de nuestro hogar. Otra de sus ventajas es que al tratarse de un tratamiento físico, no modifica la composición química del agua, por lo que se obtiene un agua apta para el consumo humano.

Si estás pensando en instalar un descalcificador, pero tienes dudas y necesitas más información, ponte en contacto con nosotros. En Ordessa somos profesionales en el tratamiento del agua.