El pH del agua: ¿Por qué es tan importante?

El pH es una importante medida del agua que indica su acidez o su alcalinidad y que está regulado en una escala logarítmica con valores de 0 a 14, siendo pH 7 el agua pura (no ionizada). El pH del agua potable para consumo humano suele ser algo mayor que 7, debido a la presencia de calcio.

indicadores de ph

¿Qué es el pH del agua potable?

El pH es uno de los parámetros más importantes en el control del agua del grifo. Los valores de PH aceptables para el consumo humano oscilan entre 6,5 y 9,5 unidades de pH. Un PH por encima de 7 se considera ácido y un PH por debajo de 7 se considera alcalina.

El promedio de los valores obtenidos en agua de consumo durante el año 2016 en España se corresponde con 7,7 unidades de pH, valor que se prácticamente se ha mantenido a lo largo de los años, tal y como indica el Informe de calidad del agua de consumo humano del Ministerio de Sanidad. Si estás pensando en el PH de los equipos de osmosis, hay que decir que en algunos sistemas de ósmosis inversa es posible regular el nivel de pH, en función de las necesidades de un agua más o menos alcalina.

Al realizar una prueba de pH se determina:

  • La alcalinidad del agua potable

o

  • La acidez del agua potable

Para comprenderlo mejor, vamos a explicarlo con la escala de pH:

Escala de pH: alcalinidad y acidez

ph del agua potable para consumo humano

Como muestra esta infografía sobre la escala del pH, el rango varía de 0 a 14. El número 7 representa un valor neutral: cuando es menos de 7 la acidez es mayor y cuando es mayor lo es el rango de alcalinidad. El incremento de una unidad supone una disminución diez veces mayor de la concentración de iones de hidrógeno.

El pH es la concentración de iones de hidrógeno en el agua. Su nombre proviene del francés: Puissance d’hyrogenium (potencia del Hidrógeno)

¿Por qué se tiene tan en cuenta el pH en el agua de boca y en los entornos naturales? La razón es que conforme el pH se acerca a los extremos, puede resultar peligroso para los seres vivos.

Un ejemplo muy significativo es la lluvia ácida, con un valor de 4 unidades de pH. En los entornos naturales con valores por debajo de 4, los peces y su reproducción pueden verse afectados. El agua de una precipitación normal puede estar entre 5 y 6,5 unidades.

Existen algunos fenómenos que afectan al pH del agua causando cambios como, por ejemplo, el CO2 o minerales como el calcio o magnesio proveniente de las rocas. También afectan los cambios de temperatura y la presencia de sustancias (bien por causas humanas o naturales) que son más ácidas o alcalinas.