¿De dónde viene el agua del grifo de nuestras casas?

¿De dónde proviene el agua que bebemos? ¿Cuál es la procedencia del agua que llega hasta nuestras casas?

Grifo con agua

En la actualidad, en los países desarrollados es generalmente muy fácil obtener agua: basta con abrir el grifo de nuestra casa.

Pero antes de que llegue hasta nuestra ducha, lavadora, lavavajillas o fregadero el agua ha experimentado un largo viaje que se resume en los procesos de captación, potabilización, almacenaje y distribución. Finalmente, el resultado del agua que consumimos en casa (aguas residuales) deben ser tratadas antes de ser vertidas en ríos o mares. En este post te explicamos paso a paso cómo el agua llega desde su entorno natural hasta nuestros hogares y descubriremos de dónde proviene el agua que utilizamos en casa.

¿De dónde viene el agua que consumimos?

Nuestro hogar recibe el agua de algo tan sencillo como abrir un grifo. Detrás de esta acción existe todo un proceso que, quizás, algunos usuarios no conozcan. Entonces, ¿cómo llega el agua a nuestras casas? El ciclo integral del agua comprende desde la captación, la potabilización y tratamiento del agua recogida del medio natural hasta su distribución por los diferentes hogares. Además de tener en cuenta el respeto por el medio ambiente, así que el resultado del agua que consumimos en casa (aguas residuales) deben ser tratadas también antes de ser vertidas en ríos o mares. En este sentido, el proceso abarca desde el abastecimiento del agua potable hasta el saneamiento de las aguas residuales.

1. Captación del agua

El agua natural no es apta para el consumo, por lo que debe ser sometida a un conjunto de procesos de potabilización que la convierten en un agua limpia, sin microorganismo perjudiciales, restos orgánicos ni sustancias tóxicas. Las fuentes de procedencia del agua más habituales son:

  • Pantanos
  • Manantiales
  • Ríos
  • Aguas subterráneas
  • Mar (desaladoras)

Para captar las aguas superficiales, subterráneas y el agua de mar y salobre existen sistemas de bombeo que controlan la cantidad de agua que se suministra a la planta de abastecimiento. Para que sea potable, esta agua bruta tiene que captarse y se le debe aplicar un tratamiento más o menos complejo teniendo en cuenta la calidad del agua de origen.

2. Potabilización

La potabilización es el procedimiento que se realiza en las estaciones de tratamiento de agua potable. En estas plantas potabilizadoras el agua es sometida a diversos procesos físico-químicos. Estos son más habituales:

· Desbasto

Es un primer filtrado mediante unas rejillas que retienen los materiales de mayor tamaño que llegan con el agua.

· Decantación

Este sencillo proceso se basa en la gravedad: las partículas más densas en suspensión sedimentan en el fondo de los tanques. Las menos densas flotan y quedan en la superficie, lo que facilita su eliminación.

· Filtrado

El agua pasa a través de un medio poroso (los más habituales son filtros de arena y carbón activado). Este paso permite eliminar las partículas más finas, aunque en general no consigan eliminar elementos disueltos como los contaminantes químicos.

· Desinfección

En esta fase se eliminan los microorganismos peligrosos presentes en el agua. Aunque existen diversos métodos, el más habitual es la cloración (para destruir los microorganismos se le añade cloro).

Este se realiza en las estaciones de tratamiento de agua potable. Una vez tratada, ésta se almacena en los depósitos y se suministra a los consumidores a través de la red de abastecimiento. Un mantenimiento adecuada de esta red de abastecimiento es fundamental para evitar posibles fugas, realizar mejoras en el suministra o identificar averías que supongan una interrupción en el suministro.

3. Almacenamiento

Una vez potabilizada el agua se conduce a los depósitos municipales. Será desde allí desde donde partirán a las cañerías y tuberías, medios de transporte hasta los hogares.

4. Distribución

Es el reparto que realiza el municipio desde sus depósitos hasta las viviendas a través de las cañerías. Las redes de abastecimiento y suministro circulan por el suelo a mayor altura que las redes de aguas residuales, con el objetivo de evitar la contaminación en caso de pérdidas de aguas sucias.

5. Tratamiento de aguas residuales

¿Qué sucede con el agua que hemos utilizado? Las denominadas aguas residuales se recogen en la red de alcantarillado para ser tratadas en una Estación Depuradora de Aguas Residuales antes de ser devueltas al mar o a los ríos.

Preguntas frecuentes sobre la procedencia del agua del grifo

¿De dónde viene el agua que bebemos y consumimos?

Cada zona tiene su propia fuente de abastecimiento, generalmente de agua dulce de los ríos y lagos, aunque en las zonas donde escasea el agua dulce se recurre a un proceso de desalinización del agua marina.

Ten en cuenta que, aunque el agua recubre el 70% de la superficie del planeta, solo el 3% es apta para el consumo. Aun así, es de difícil acceso, pues se encuentra muy a menudo en acuíferos o incluso glaciares y casquetes (una gran proporción del agua dulce).

Ríos y lagos cercanos

Pero volvamos a los lagos y ríos de donde se suele obtener el agua del grifo. Por ejemplo, en Zaragoza la potabilizadora dispone de tres fuentes de abastecimiento: el Canal Imperial de Aragón, el embalse de Yesa y un sistema alternativo del río Ebro a su paso por Zaragoza. Tal y como explica el ayuntamiento en sus preguntas frecuentes sobre el abastecimiento del agua, el agua que procede del Canal Imperial se toma del tramo medio del río Ebro, y tiene unas características típicas de una región de terrenos calcáreos, aunque la utilización del agua de Yesa disminuye la dureza del agua de consumo.

Mar: las desalinizadoras

¿Sabías que no toda el agua que consumimos procede de los ríos y fuentes de agua dulce? En algunas zonas como las pequeñas islas sin ríos y las costas se recurre a la desalinización, aunque resulta un método mucho más caro que la potabilización convencional.

Por ejemplo, en Cataluña el agua potable procede de los ríos Ter y Llobregat, aunque una parte también se somete a tratamiento de las plantas desalinizadoras de las cuencas del Llobregat y de la Tordera.

¿Cómo llega el agua hasta nuestras casas en Zaragoza?

Por ejemplo, En Zaragoza, la potabilizadora dispone de tres fuentes de abastecimiento: el Canal Imperial de Aragón, el embalse de Yesa y un sistema alternativo del río Ebro a su paso por la ciudad. La fuente tradicional ha sido el Canal Imperial, construido en el siglo XVIII, que capta las aguas del Ebro a la altura del término municipal de Fontellas, en Navarra, en un punto denominado el Bocal, a unos 80 km de Zaragoza. Desde 2009 la capital aragonesa dispone de otra fuente de abastecimiento: el embalse de Yesa, agua procedente del Pirineo. Y desde mediados del siglo XX la ciudad dispone de un bombeo directo desde el río Ebro para suplir los cortes del Canal Imperial, tal y como detalla el Ayuntamiento de Zaragoza en este enlace.

¿Cómo se distribuye el agua potable en la ciudad?

Después de la potabilización el agua es distribuida por la ciudad y los municipios gracias a distintas arterias y ramales. Estas enromes cañerías van trasladando el agua hasta los diferentes depósitos (que se pueden dividir por barrios o municipios) y, de allí, hasta nuestros hogares a través de unas tuberías mucho más pequeñas.

¿Qué pasa con el agua después de que la utilicemos en casa?

Las aguas residuales llegan hasta las estaciones depuradoras a través de las alcantarillas. En estas estaciones depuradoras se aplican varios tratamientos para eliminar los sólidos, las grasas y los fangos que podrían afectar a los ríos, embalses o costas donde se vierten finalmente.

¿Cómo mejorar el agua potable?

Una vez que conocemos de dónde proviene el agua que consumimos en casa, también podemos preguntarnos cómo mejorar esta agua potable. Debemos considerar que el agua del grifo pasa por diferentes procesos rigurosos hasta ser apta para el consumo. Sin embargo, en casa también podemos conseguir un agua de mayor calidad. Así, a través de descalcificadores, filtros de agua o los sistemas de ósmosis inversa podemos mejorar la dureza del agua. Una dureza que procede, por lo general, de las incrustaciones calcáreas, es decir, la cal. Además, con este tipo de instalaciones también se puede reducir el exceso de minerales o incluso mejorar el sabor y el olor del agua.

Si estás pensando en instalar alguno de estos sistemas para mejorar la calidad del agua en tu hogar, pero tienes dudas o necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Ordessa. ¡Estaremos encantados de ayudarte!