¿Cómo reparar un sistema de ósmosis?

Un sistema de ósmosis inversa funciona purificando el agua que obtiene de la red de suministro del hogar. El agua pasa por una serie de filtros que consiguen eliminar todos los contaminantes presentes en el agua dejando un sabor neutro y una calidad para el consumo excepcional, además de presentar unos niveles mínimos de microorganismos.  Por ello, a nivel sanitario puede afirmarse que este sistema es uno de los más efectivos. Hay que tener en cuenta que elimina el exceso de sales minerales y otras impurezas que puedan estar contenidos en el agua del grifo.

osmosis-inversa

Sin embargo, también hay que considerar que estos aparatos, especialmente sus filtros, pueden estropearse. Normalmente, los problemas que presentan suelen ser sencillos de solucionar, mientras que otros es posible que necesites la ayuda de un profesional. En este post, explicamos algunas de las averías más frecuentes entre los aparatos de ósmosis inversa.

Averías comunes en los sistemas de ósmosis inversa

Reparar una bomba de ósmosis, un grifo que gotea o los filtros son algunos de los problemas que suelen aparecer en este sistema. Te detallamos las averías más frecuentes que se pueden producir en la ósmosis inversa:

  • No sale agua por el grifo. Si el sistema de agua osmotizada es antiguo y no se ha hecho un buen mantenimiento de la membrana, puede que ésta esté provocando problemas. Si no se limpia con la frecuencia adecuada o se cambian las membranas a menudo, pueden producirse atascos que impiden que salga el agua por el grifo. Se recomienda cambiar la membrana, por lo general, cada dos años.
  • El grifo gotea. El sistema de ósmosis inversa está directamente conectado con un grifo de tu hogar, normalmente, el de la cocina. Si ese grifo gotea con frecuencia, es posible que durante la instalación se hayan dejado partes con una conexión demasiado floja.
  • Pérdida de presión. Si de repente deja de salir agua por el grifo adicional, puede deberse a que el equipo presurizado de ósmosis ha perdido la presión necesaria que lleva en el interior para que pueda salir agua.
  • El agua tiene mal sabor. Cuando el agua comienza a tener mal sabor, se recomienda cambiar los filtros. Normalmente, cuando el equipo de ósmosis inversa lleva instalado de ocho meses a un año, se deben de cambiar los tres filtros de abajo, es decir, carbón activo, sedimentos y carbón activo granulado.
  • El grifo o el desagüe hacen un ruido extraño. Dependiendo del tipo de instalación, es posible que el aire haga ruido al ser empujado por el agua por los tubos y tuberías. Recolocar los tubos podría ser una solución rápida, aunque hay que tener en cuenta que hay modelos que no lo permiten. Si el ruido persiste, la mejor solución es contactar con un técnico especialista.
  • Después de cambiar los filtros, deja de circular el agua. Si se cambian los filtros y deja de circular agua, puede que el equipo se haya bloqueado. Los sistemas de ósmosis llevan una válvula de cuatro vías que, cuando se cambian los filtros y hay cal abundante, suelen bloquearse. La mejor opción es cambiar la pieza, ya que el acceso a ésta es muy complicado y no se puede reparar.

Si dispones de un sistema de ósmosis inversa y tienes algunas de las averías de la que hemos mencionado en este post o de otro tipo y necesitas repararlas, no dudes en ponerte en contacto con Ordessa. Te ofrecemos un servicio de mantenimiento de descalcificadores, filtros y de ósmosis inversa. ¡No lo dudes y contáctanos!