¿Te pica la piel después de ducharte? Estos pueden ser los motivos

¿Te pica la piel después de ducharte? Estos pueden ser los motivos
5/5 - 1 voto

El picor o prurito es el principal síntoma de la piel, las señales que nos da cuando se resiente. Sucede sobre todo en invierno cuando debido a los cambios bruscos de temperatura y humedad la piel tiende a estar más seca e irritada y los casos de dermatitis atópica aumentan.

De hecho, la sequedad es una de las principales causas de molestias cutáneas. Esta falta de hidratación deriva en pequeñas grietas, rugosidad, inflamación, enrojecimiento y, el síntoma más habitual, picor.

Pero a menudo este picor u otras manifestaciones de la piel como pequeñas manchas rojas se manifiestan más intensamente después de la ducha. Las razones pueden ser muy variadas y pueden ir desde la sequedad hasta un prurito acuagénico, que se manifiesta cuando la piel entra en contacto con el agua. En este post vamos a explicar algunos de los motivos por los que puede picar la piel después de la ducha y aportaremos igualmente consejos para aliviar los molestos picores de la piel.

agua del grifo

Razones por las que pica la piel al salir de la ducha

Piel seca o deshidratación

Una piel seca o muy seca se manifiesta por una sensación desagradable en especial después del baño. La piel no cumple eficazmente su función de barrera como tipo de defensa a las agresiones externas porque está mal nutrida. A diferencia de una piel deshidratada, que se manifiesta en un momento concreto y puede mejorar fácilmente, la piel seca es una condición permanente que se caracteriza por la tirantez, enrojecimiento y la falta agua y lípidos.

Prurito acuagénico

El prurito acuagénico es una condición de la piel en la que el contacto con el agua a cualquier temperatura de provoca picazón intensa sin cambios visibles en su superficie. Según explica la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología puede aparecer un prurito generalizado o localizado, sobre todo en región anogenital, en pacientes con niveles bajos de hierro. En el caso de padecer importantes molestias y picores al salir de la ducha o al entrar en contacto con el agua es aconsejable visitar a un médico.

La cal y su efecto en la piel

Un agua dura, es decir, con alto contenido en cal, puede resultar dañina para la piel, ya que obstruye sus poros. Cuando tenemos un tipo de piel seca, el agua con cal no lo beneficia, ya que contribuye a resecar todavía más la piel. Sin embargo, el agua de calidad se encarga de reponer el tejido de la piel, lo que aumenta su elasticidad, elimina las toxinas de nuestro cuerpo y disminuye la rigidez, entre otros beneficios.

Equipar nuestro hogar con descalcificadores y filtros de agua especiales para duchas, como los que se pueden encontrar en Ordessa, será necesario si queremos que nuestra piel esté en buen estado y con aspecto muy saludable. Por ello, la instalación de un filtro de ducha puede resultar una buena opción, ya que eliminará la cal que contiene el agua y favorecerá la limpieza de la piel.

Consejos para evitar el picor después de la ducha

Los tóxicos no sólo se encuentran en el agua, también influyen los productos que usemos para asearnos, la dieta o el ejercicio que hagamos. Por eso, es aconsejable controlar si los productos que utilizamos habitualmente contienen toxinas y utilizar un jabón neutro o cosméticos naturales.

A la hora de la ducha, es una buena idea hacerlo con agua templada, para que no haya tanto contraste de temperatura, además de aclararnos bien para eliminar los restos de jabón que puedan quedar en la piel. Asimismo, si se realiza el afeitado en la ducha es recomendable utilizar una crema o gel de afeitar para que las pieles sensibles se irriten menos.

Seguro que te interesa: