¿Por qué es necesario realizar el mantenimiento de los filtros de agua?

¿Por qué es necesario realizar el mantenimiento de los filtros de agua?
¡Puntúa esta publicación!

El filtrado es un proceso que tiene como objetivo lograr agua más limpia y pura y, como es lógico, su uso lleva aparejado un desgaste que requiere atención. Realizar un adecuado mantenimiento de los filtros de agua es una labor fundamental para que éstos puedan realizar su función correctamente.

No todos los filtros de agua requieren el mismo mantenimiento sino, que dependiendo del sistema, deberán realizarse unas acciones u otras acordes a las necesidades concretas de cada uno.

A grandes rasgos, podemos distinguir tres tipos de filtros: de carbón activo, de polipropileno y de membrana. Cada uno de ellos tiene una serie de usos concretos y su mantenimiento es dispar.

 

Los filtros de carbón activo son muy comunes, sobre todo en domicilios, y permiten el filtrado de herbicidas, cal, cloro y otros componentes que pueden encontrarse en el agua corriente. Un ejemplo de este tipo son los filtros fontanilla.

Los filtros de polipropileno, por su parte, usan un sistema de filtración por presión. El polipropileno es una fibra sintética cuya función es la retención de las partículas del agua. Se trata de uno de los tipos que mejor calidad obtienen y, por ello, son muy utilizados en industrias como la vinícola, la cervecera, la alimentaria o la azucarera.

mantenimiento filtros fontanilla

En cuanto a la membrana de ultrafiltración, se puede afirmar que este sistema puede llegar a eliminar componentes del agua tan pequeños como los virus. Por ello, se utiliza mucho en industrias que requieren la purificación de soluciones macromoleculares. La separación de los componentes se realiza físicamente y, dependiendo del tamaño de los poros de esta membrana, existen distintos grados de filtración.

¿Es conveniente el recambio de los filtros de carbón activo?

Puesto que cada sistema tiene sus propias necesidades y ciclos, en este artículo nos vamos a centrar únicamente en el mantenimiento y recambio de los filtros de carbón activo, uno de los más comunes que podemos encontrar.

Acerca de este tipo de filtros, se puede afirmar que eliminan de manera eficiente diversas sustancias como la cal, aunque son especialmente efectivos con el cloro que se utiliza para potabilizar el agua. No obstante, con el tiempo dejarán de ser efectivos y será necesario reemplazarlos por unos nuevos.

De hecho, y al ser más eficaces en la eliminación del cloro, podemos pensar que siguen funcionando al cien por cien porque el agua que filtran no desprende su característico olor ni tampoco mantiene el sabor. Esto se debe a que, pasado su ciclo de vida, los filtros siguen siendo efectivos en la eliminación de este elemento pero no de otros componentes.

El ciclo de vida de estos filtros es de aproximadamente un año. Pasado ese tiempo, es conveniente su recambio para que realicen el filtrado correctamente. En los sistemas domésticos, la sustitución del filtro debe hacerse por un técnico especializado bajo las instrucciones del fabricante.

En sistemas industriales, también serán profesionales especializados los que realicen las tareas oportunas para sustituir y comprobar el buen funcionamiento de los filtros. De esta manera, nos evitaremos problemas y garantizaremos un óptimo funcionamiento del sistema.