Pasos para hacer un buen mantenimiento de la ósmosis inversa

Pasos para hacer un buen mantenimiento de la ósmosis inversa
5/5 - 2 votos

Con el paso del tiempo, todos los materiales se desgastan, de hecho sino llevamos cuidado se podría producir un deterioro. Ocurre lo mismo con la ósmosis inversa, sino se cuida se estropeará antes de tiempo.

A continuación vamos a explicar todo los pasos que hay que dar para conseguir un buen mantenimiento, desde la instalación, pasando por la puesta en marcha, hasta el mantenimiento a posteriori que se tiene que hacer para que no se estropee los materiales.

Primer paso: Instalación

Para este tipo de instalación no es necesario tener amplios conocimientos, de hecho se hace de forma fácil y rápida.

En primer lugar, antes de instalar y manipular nada hay que lavarse bien las manos con el fin de no contaminar ningún elemento.

A continuación, se deben sustituir los cartuchos, es decir, hay que cambiar las membranas, el postfiltro y prefiltro.

Acto después nos tenemos que asegurar de que estén bien fijados en los portafiltros, por eso hay que estar atentos durante todo el proceso.

Segundo paso: puesta en funcionamiento

Antes de nada, se debe comprobar que las conexiones roscadas estén bien fijadas,  inmediatamente se tiene que abrir la llave del paso del agua y también la llave al sistema de manera paulatina.

A parte de lo mencionado, hay que mirar que no haya pequeñas fugas, y dejarlo en funcionamiento hasta que el depósito llegue hasta su capacidad máxima, recordad que esta acción puede durar varias horas.

Después de que el depósito esté al completo, hay que dejar abierto el dispensador para que el contenido se vacié, esta acción habrá que repetirla en dos ocasiones más.

El hecho de llenarlo y volverlo a vaciar tiene como finalidad eliminar las sustancias de conservación que están en la membrana osmótica.

Si se da la situación de que hay pequeñas fugas, habrá que cerrar el acceso para evitar que el agua salga, y  averiguar qué ha fallado para solventar la causa de la fuga.filtros osmosis mantenimiento

Tercer paso: Mantenimiento

La mayoría de los sistemas de ósmosis inversa están fabricados y diseñados para que la gente pueda ser capaz de hacer un correcto y sencillo mantenimiento.

Aquellas personas que quieran hacer este tercer paso necesitan seguir las siguientes pautas:

  • Sustituir los prefiltros: cada 10-12 meses, para ello hay que cerrar bien la válvula de entrada, a continuación se debe abrir todos los portafiltros, se limpia correctamente y se cambian por los prefiltros a estrenar. Más tarde hay que cerrarlos, asegurándose de hacerlo bien para evitar posibles fugas.
  • Sustituir el postfiltro: en este caso conviene hacerlo mejor cada 24 meses, y la forma en la que se hace es similar a la de los prefiltros.

Cambiar la membrana: por una nueva, y el plazo recomendable sería cada 36 meses. Aunque el procedimiento sea el mismo que en los prefiltros y postfiltros, hay que tener en consideración que la membrana se debe introducir por la portamembranas, así que llegado a este punto hay que presionar con fuerza, pero teniendo cuidado para que no se rompa.

Seguro que te interesa: