La importancia de la hidratación en el trabajo

La importancia de la hidratación en el trabajo
5/5 - 2 votos

¿Te hidratas bien en el trabajo? ¿Bebes una cantidad aceptable durante las horas de tu jornada laboral?

Hidratación en el trabajo

Muchas veces no somos conscientes de que pasamos una gran parte de nuestro día en el trabajo y que allí también debemos consumir parte de los 2 litros que se recomiendan apropiadamente al día. Cuando la tarea consiste fundamentalmente en realizar un esfuerzo físico al aire libre, por ejemplo, resulta más obvia la necesidad de beber abundantemente. Pero, ¿qué sucede en la oficina?

Exactamente lo mismo. Bien si el consumo de agua puede ser menor, hay que recordar que en todos los tipos de trabajo hay que mantener una botella o vaso cerca para ir dando pequeños sorbos. Así, desarrollar nuestra actividad será mucho más fácil para nuestro organismo y nuestra concentración y rendimiento serán más óptimos que  si apenas consumimos agua en la jornada.

Pero muchas veces cuando estamos inmersos en nuestro trabajo no recordamos la necesidad de estar hidratados por lo que hay que ser muy consciente y establecer unas pautas… ¡Veamos cómo!

Consejos para beber agua en la oficina

  • Cada día hay que beber unos dos litros de agua, eso sí, poco a poco. En la oficina puedes beber, por ejemplo, unos 150 mililitros cada hora a pequeños sorbos. Si tu trabajo implica un gran esfuerzo físico, deberás aumentar la cantidad, pero seguir bebiendo de forma gradual.
  • Intenta beber un vaso antes de acostarte y otro al levantarte. Durante las horas de sueño nuestro cuerpo también consume agua y este hábito nos ayudará a estar mejor hidratados durante la jornada.
  • Si comes en el trabajo, no olvides rellenar tu botella de agua, si es posible, en una fuente de agua purificada. Y recuerda, es mejor evitar las comidas copiosas, sobre todo, cuando se va a trabajar y hacer un esfuerzo físico o mental.
  • No esperes a que tu organismo active el mecanismo de la sed para beber agua. Trata de beber agua poco a poco aunque no sientas necesidad.

¿Cómo potenciar la hidratación en el entorno laboral?

Pero, ¿cómo promover la cultura de la hidratación en el trabajo si los empleados no tienen agua de calidad cerca? Con el avance en prevención de riesgos laborales y la introducción de la salud también en el trabajo, cada vez son más las empresas que se toman muy en serio el bienestar de sus empleados. Esto se consigue con la introducción de medidas que no solo les hacen más felices sino que les ayudan a desempeñar mejor su trabajo.

En el caso de la hidratación en el entorno laboral, lo más utilizado son las fuentes de agua para oficinas, que mediante un sistema de ósmosis inversa facilitan a los empleados un agua de calidad y evitan el despilfarro de botellines de agua o bien de las garrafas que incorporan otro tipo de sistemas. Su éxito y buena aceptación reside en que el agua es tanto accesible como apetecible para ellos, ya que según se desee puede salir fresca o del tiempo, además, está libre de olores o de sabores extraños.

La deshidratación en el entorno laboral

Con una fuente en la oficina se contribuye a evitar los posibles riesgos de deshidratación en el trabajo que tiene síntomas tan molestos como la fatiga, la boca seca o el dolor de cabeza. Síntomas que no solo provocan un descenso de la productividad laboral, sino que también pueden aumentar el riesgo de accidente laboral.

Por eso, para cuidar al capital más importante de una empresa, el humano, son cada vez más las oficinas que optan por instalar con nosotros una fuente que haga del agua de calidad un producto accesible, de calidad y sin coste para los empleados.

Seguro que te interesa: