Guía para comprar un descalcificador

Guía para comprar un descalcificador
¡Puntúa esta publicación!

¿Estás pensando en comprar un descalcificador para proteger a tus electrodomésticos? ¿Quieres que tengan un mayor rendimiento? ¿Quieres ahorrar dinero cada año?

Comprar un descalcificador para tu hogar te va aportar grandes beneficios, el propósito de esta guía es darte a conocer las ventajas que tendrás gracias este aparato, además de ayudarte en la elección o el tamaño ideal para cada casa en función del consumo que tengas.

El agua dura es uno de los principales problemas de todas casas, esta clase de agua tiene alto porcentaje de minerales como el calcio o manganeso.

¿Alguna vez te ha pasado que el jabón no actúa como debería hacerlo dejando los platos sucios? O ¿la ropa no sale limpia de la lavadora? Seguro que alguna vez has tenido que vivir este tipo de situaciones, es un problema generalizado en muchos hogares españoles.

Los minerales que provocan este tipo de problema son naturales y no especialmente peligrosos para nuestra salud, pero hay que controlarlos para evitar los problemas que detallaremos a continuación:

¿Qué problemas soluciona un descalcificador?

El hecho de que en nuestras casas tenga el problema de la dureza del agua afecta especialmente a nuestros bolsillos, a lo largo del año nos supone una cantidad importante de dinero.

Te estarás preguntado “¿Por qué ocasionan tanto gasto?” Sencillamente porque afecta directamente y de forma agresiva a las tuberías, calentadores de agua o a los electrométricos de tu casa.

Los minerales van creando residuos en las tuberías y provocando problemas en el tránsito del agua. Cuando el agua se calienta, esos minerales se cristalizan y dan lugar a una capa que poco a poco va obstruyendo esas tuberías haciendo que el agua no fluya como debería.

El mal estado de las tuberías, afecta a los electrodomésticos como la lavadora, lavavajillas o cafeteras. Con el tiempo estos aparatos necesitarán ser cambiados o raparlos, lo que se traduce en un gasto importante.

¿Cuál es la solución? Si te quieres ahorrar tiempo y dinero, la mejor opción es comprar un descalcificador.

Con este aparato que elimina la dureza del agua, la ropa saldrá limpia de la lavadora, lavará bien por lo que el número de lavados será menor, o lo que es lo mismo, el gasto en agua y electricidad será menor.

Otro ejemplo claro de los beneficios que te puede dar un descalcificador es que los alimentos cocinados tendrán buen sabor, manteniendo la calidad y sus propiedades.

Estos beneficios también repercuten en nuestra salud sobre todo en lo relacionado con la piel. Al lavarte la cara con agua en buen estado tendrá más brillo y lustre. Atrás quedarán las erupciones y rojeces que provoca la dureza del agua.

¿Qué descalcificador necesito para mi casa?

El aparato que necesitas va a depender de las necesidades de cada hogar, hay una serie de puntos en los que hay que fijarse para determinar el tipo de descalcificador que necesitas comprar:

  • El número de personas que viven en la casa
  • El consumo diario de agua que se produce en la vivienda
  • Los grados de la dureza del agua
  • Los grados de dureza que deben eliminar cada día el descalcificador