Diferencia entre descalcificador y sistema de ósmosis

Diferencia entre descalcificador y sistema de ósmosis
5/5 - 3 votos

En alguna ocasión habrás escuchado eso de la dureza del agua. Esto se refiere a la concentración de calcio y magnesio que hay en el agua del grifo. A mayor dureza, mayor concentración de estos elementos. La cal de por sí no es perjudicial para el consumo humano, pero un exceso de cal afecta a tus electrodomésticos. A corto plazo los electrodomésticos que se suministran con agua, como lavadoras, calentadores o cafeteras, entre otros, pueden sufrir averías debido a la acumulación de cal.

Un descalcificador alarga la vida de tus electrodomésticos

Para evitar estos problemas puedes instalar un descalcificador. Fundamentalmente su función es atrapar las sales de calcio y magnesio para que no pasen al agua que sale del grifo. De esta manera, alargaremos la vida de nuestros electrodomésticos y ahorraremos en productos antical. Con este sistema reduciremos considerablemente el grado de dureza del agua. Es fundamental tener un descalcificador en Zaragoza por todo lo comentado.

agua de descalcificador y ósmosisEl descalcificador se instala sobre la tubería de agua potable que lleva agua a toda nuestra vivienda. La descalcificación se hace a través de una sal específica. Una vez al mes aproximadamente, debe revisarse el contenido de la misma. Este sistema necesita mantenimiento e higienización por lo que, a la hora de instalarlo, hay que tener en cuenta que debe estar en un lugar de fácil acceso. La higienización ha de hacerse con un producto específico.

Si es cierto que el consumo de calcio y magnesio es apto para el consumo humano, está desaconsejado para personas con ciertos tipos de enfermedades. Sea por problemas de salud o por el placer de consumir un agua más pura y de mejor calidad, es sistema de ósmosis inversa es tu mejor aliado.

El sistema de ósmosis inversa proporciona agua de calidad y saludable

Este sistema depura el agua. Elimina calcio, magnesio y muchas de las impurezas que tiene el agua corriente. En este caso obtenemos un agua de mayor pureza, más limpia y de mineralización baja, apta para el consumo en caso de enfermedades que exigen un consumo de agua de mineralización baja u osmotizada. Este sistema ofrece una calidad excelente para personas que deban o deseen beber agua de calidad para cuidarse y cuidar a los suyos.
Esta agua tiene las propiedades del agua embotellada siendo mucho más económica: elimina entre un 85% y un 95% de sales e impurezas. Se coloca con facilidad bajo el fregadero. Está compuesto por unos filtros y membranas que necesitan someterse a un proceso de higienización. Para este proceso existen productos específicos, pero también se puede recurrir a métodos caseros.

Seguro que te interesa: