CONOCE TUS OPCIONES DE TRATAMIENTO DE AGUA

 

Hace unos años, la calidad del agua no parecía ser un problema. Pero hoy en día, con la cantidad de sustancias presentes en el agua, los efectos del cloro, la contaminación biológica e industrial, así como el paso del tiempo de nuestra infraestructura de distribución del agua o incluso las sustancias que pueden degradar el sabor y el aroma del agua, a todos nos preocupa más que nunca la calidad de nuestra agua.

La calidad del agua varía de un hogar a otro, ninguna casa tiene los mismos problemas o características que otra. Lo que puede servir para un hogar, puede no servir para el tuyo. Hay muchas maneras de tratar el agua. Dependiendo del problema del agua, la solución puede enfocarse a la distribución del agua de todo el hogar, o simplemente a la que se dispensa de un grifo en particular.

osmosis, descalcificadores, filtros de agua y fuentes de agua

ÓSMOSIS

La ósmosis natural o directa es la más habitual en la naturaleza: las membranas semipermeables forman parte de la gran mayoría de organismos raíces de plantas, órganos de nuestro propio cuerpo, membranas celulares, etc…).

Cuando dos disoluciones de distinta concentración de sales se encuentran separadas por una membrana semipermeable, de forma natural, se produce un flujo de agua desde la disolución de menor concentración hacia la de mayor concentración. Este flujo continúa hasta que las concentraciones de ambos lados se igualan.

Ósmosis inversa

Cuando se trata de invertir este proceso y conseguir un flujo de agua de menor concentración de sales a partir de uno de mayor concentración, se deberá realizar una presión suficiente, del agua de mayor concentración sobre la membrana, para vencer la tendencia y flujo natural del sistema. A este proceso es lo que llamamos ósmosis inversa.

El proceso de ósmosis no utiliza productos químicos, su principio de funcionamiento es el mismo que sigue nuestro cuerpo: separa las impurezas y las convierte en beneficio para nuestro organismo.

Más información sobre los sistemas de ósmosis.

FUENTES

Las fuentes nos permiten llevar agua a nuestro lugar de trabajo sin tener que cargar con pesadas botellas. El sistema utilizado puede variar, desde la ósmosis inversa, al filtrado del agua. Normalmente, sólo es necesario tener a mano una toma de agua de red.

Más información sobre las fuentes para el filtrado del agua.

DESCALCIFICADORES

Muchos hogares tienen el agua dura. La dureza del agua depende de la zona en la que vivimos. Un agua dura se produce por la disolución y el arrastre de minerales en el agua subterránea, la mayoría de los casos calcio, magnesio y hierro, de las rocas.

Cuando el agua dura se pone en contacto con utensilios para calentar o superficies calientes, produce cal y deja residuos que va acumulándose y acorta la vida de los electrodomésticos que utilizan agua. El agua dura también deja restos en las tuberías, juntas, grifos, cubiertos y platos. Con el agua dura, los jabones y detergentes no terminan de limpiarse correctamente, dejando residuos de jabón en duchas y bañeras, en tu ropa o incluso en tu cuerpo. Los descalcificadores permiten eliminar la dureza de ciertos minerales y algunas formas de hierro.

Más información sobre los descalcificadores para el agua.

FILTROS

Para aquellos que tienen problemas de agua más complejos, hay opciones de tratamiento de agua altamente especializadas. Dependiendo del problema de agua en nuestro hogar, podemos necesitar uno o más de los elementos siguientes: ósmosis inversa en toda la casa, eliminación del hierro, filtración en la casa entera, eliminación de sulfuro, neutralizadores, eliminación del cloro…

Así pues, dependiendo de la calidad del agua de nuestro hogar, es posible que necesitemos uno o más sistemas para devolver nuestra agua a su estado natural.

Más información sobre los filtros para el agua.