¿Cómo funciona un descalcificador?

¿Cómo funciona un descalcificador?
¡Puntúa esta publicación!

El agua es un componente esencial que usamos a diario en hogares y negocios para toda clase de actividades, por lo que incide directamente en nuestra salud y bienestar. Sin embargo, aunque la potabilidad del agua en España está garantizada, el uso de un descalcificador se ha vuelto imprescindible para ablandar la dureza del agua, eliminar impurezas, y al mismo tiempo mejorar su calidad y sabor.

Ejemplo de descalcificador para hogar¿Cómo es su funcionamiento?

Mientras el agua sea más dura, eso significa que tendrá mayor contenido de cal, lo que también implica que su sabor será menos neutro, podría causarte problemas de salud, afectar tus electrodomésticos, depositarse (efecto sarro) y causar desperfectos en las tuberías con el tiempo y con ello aumenta el uso de detergentes, lo que a su vez afecta el medioambiente.

Por estas razones y otras más su instalación en nuestro hogar se ha vuelto tan necesario. El proceso de descalcificación ha sido ampliamente desarrollado y consiste esencialmente en un intercambio iónico a través de resinas que atrapan los iones de calcio y magnesio presentes en el agua, soltando a su vez iones de sodio.

Finalizada la descalcificación, comienza la regeneración, en donde el agua con cal es redirigida al desagüe a través de una válvula. En el funcionamiento de un descalcificador, las resinas que contienen sodio se encuentran en un recipiente interno, por lo que no afectan al vital líquido y permiten que la regeneración se produzca mediante temporizadores o de forma automática.

Tipos de descalcificadores

Existe una gran variedad de productos comerciales con tecnología descalcificadora. Para que conozcas mejor su funcionamiento, aquí te describimos brevemente en qué consisten:

  • Los mecánicos. Usan una membrana metálica para purificar el agua y retener las impurezas. Funciona con presión y se les conoce habitualmente como de ósmosis inversa.
  • Los electrónicos. Funcionan cristalizando la cal presente en el agua sin alterar su composición. Crean un campo magnético, lo que evita que la cal se instale.
  • Los químicos. Como ya hemos explicado con más detalle, éstos utilizan un intercambio catiónico en donde los iones de sodio de las resinas serán remplazados.

Te recordamos que los descalcificadores están clasificados en función del número de grados de dureza de agua que pueden desechar durante la regeneración. Los más pequeños pueden eliminar 12.000 a 16.000, los medianos 20.000 a 40.000, y los más grandes más de 40 mil. Si necesitas un sistema de descalcificación, debes tomar en cuenta la dureza del agua y la cantidad de agua que usas para determinar con mayor precisión cuál sería el más apropiado.

Seguro que te interesa: