Cómo cambiar los filtros de ósmosis

Cómo cambiar los filtros de ósmosis
5/5 - 8 votos

¿Realizas adecuadamente el mantenimiento de tu equipo de ósmosis inversa doméstico?

El cambio de los filtros, posfiltros y membranas forman parte de las tareas periódicas de este sistema. Si bien es cierto que en Internet encontrarás algunos tutoriales para cambiar los filtros de ósmosis paso a paso, desde Ordessa te recomendamos que no te arriesgues y dejes este proceso en manos de profesionales.

Cambio filtros osmosis inversa

Si necesitas cambiar los filtros de tu equipo de ósmosis, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros para concertar una cita con el servicio técnico de mantenimiento.

Uno de nuestros profesionales acudirá a tu domicilio con los filtros adecuados para tu sistema y todas las herramientas necesarias. Así de fácil. Además, también te indicaremos cuando deberemos proceder al siguiente cambio, teniendo en cuenta que se realiza aproximadamente cada 10-12 meses (dependiendo del aparato).

Por qué un profesional debe cambiar los filtros de ósmosis

Este sistema ideado para eliminar el cloro, el exceso de cal y sales minerales se fundamenta en el tratamiento a partir de membranas semipermeables que convierten el agua del grifo en agua de gran calidad, libre de bacterias y con un sabor neutro.

Pero con el paso de los años y dependiendo de su uso y del grado de calidad de agua a tratar, los filtros de ósmosis van acumulando residuos, por lo que es necesario proceder a su sustitución cada cierto tiempo.

Y esto incluye en cambio de los filtros- denominados prefiltros- que se suelen componer de un filtro de sedimentos (partículas de mayor tamaño), un filtro de carbón activado granular y un tercer filtro de carbón (para eliminar las partículas más pequeñas).

Este material es especialmente sensible, por lo que una manipulación incorrecta podría provocar la rotura en alguno de estos elementos o del propio sistema.

Hay que tener en cuenta que en este proceso hay que abrir los portafiltros, limpiarlos correctamente y sustituirlos por los prefiltros a estrenar. Además, es muy importante desinfectar el equipo y contar con el instrumental de medición de los parámetros del agua para saber qué es lo que hay que hacer. Entre los errores más comunes que cometen las personas que cambian estos filtros por su cuenta se encuentran:

  • Insertar un filtro en el portafiltro incorrecto (muchos aparatos tienen hasta tres distintos).
  • Cierre incorrecto de los portafiltros. No cerrar firmemente estos portafiltros puede provocar fugas de agua.
  • Filtros equivocados. Utilizar el filtro incorrecto es contraproducente… Recuerda que lo ideal es utilizar solo productos autorizados por el fabricante. Un técnico conoce a la perfección cuáles son los filtros que corresponden a cada sistema de ósmosis.
  • Contaminación bactereológica. Cuando los filtros no son cambiados por un profesional, nos arriesgamos a que se produzca una contaminación bacteriológica de la maquina por no haber realizado correctamente los pasos.

Estas son las principales razones por las que siempre recomendamos a un profesional, que realizará este trabajo de forma rápida y sin riesgos para el equipo. Deja el mantenimiento de tu equipo de ósmosis en manos expertas y ahórrate posibles imprevistos. ¡Un buen mantenimiento hará que funcione a la perfección!

¿Cada cuánto cambiar los filtros de ósmosis inversa?

Este mantenimiento es el que se realiza de forma más periódica, cada 10-12 meses, aunque depende de los diferentes tipos de equipos de ósmosis inversa. Cuando adquieras uno de estos equipos, el distribuidor te dará toda la información necesaria para que conozcas con exactitud cuándo es necesario que llames para una revisión del aparato.

Postfiltros y membranas: otras partes del mantenimiento de tu equipo

El resto mantenimiento del equipo de ósmosis inversa también es periódico y solo tendrás que preocuparte por él, como mucho, una vez al año. Una vez que tu proveedor de tratamiento del agua se haya hecho cargo del cambio del filtro, solo quedan dos pasos para la conservación del aparato que debes tener en cuenta:

  • Sustitución del postflitro. Aconsejable cada 24 meses. Su sustitución es muy similar al cambio de filtros.
  • Cambio de la membrana. Se suele realizar cada 36 meses. El procedimiento es casi el mismo que en el caso de los prefiltros y postfiltros. Al introducir la membrana en el portamembranas hay que presionar con fuerza, pero con mucho cuidado para que no se rompa.

Para mayor comodidad, en la misma sesión el técnico puede cambiar los filtros y- si es necesario- el postfiltro y la membrana.

Por último, además del cambio de prefiltros, postfiltro y membrana, no olvides el cuidado habitual de tu sistema de ósmosis inversa para seguir obteniendo un agua de la mayor calidad organoléptica y con niveles mínimos de microorganismos.