Cómo beber agua ayuda a los estudiantes a rendir más

Cómo beber agua ayuda a los estudiantes a rendir más
5/5 - 5 votos

Hidratarse correctamente es un factor clave en el estudio, hasta el punto de que beber la cantidad adecuada de agua ayuda a los estudiantes a rendir más.

¿La razón?  Nuestro cerebro está compuesto en un 85 % por agua, por lo que los desequilibrios hídricos afectan con facilidad a los procesos cognitivos que se dan en él. Estamos hablando del aprendizaje, la memoria, la atención o el razonamiento.

beber-agua-estudiantes

Ten en cuenta que además el agua supone en una persona adulta un porcentaje de entre el 60 y 65% del peso corporal. Por ello, es necesario alcanzar la ingesta de agua diaria recomendada, que oscila entre los dos y dos litros y medio (dependiendo de factores como el sexo, la masa corporal y la edad). La mayoría de la ingesta debe ser directamente de agua, aunque también se puede obtener de bebidas y alimentos.

Además, recomendamos que el agua que tomemos sea de calidad, para lo cual podemos utilizar un descalficicador o un sistema de ósmosis inversa, como alternativa a las botellas de agua mineral.

Al igual que cuando hacemos ejercicio físico es necesario aumentar la cantidad de agua a consumir, lo mismo sucede cuando hacemos un esfuerzo mental, sobre todo si nos encontramos ante situaciones de estrés. Estos son los beneficios que nos aportará una ingesta adecuada de agua:

Beneficios de beber agua mientras estudias

  • Mejora del rendimiento cognitivo. estar bien hidratado te ayudará a mejorar tu rendimiento cognitivo en todos sus ámbitos, como la memoria o la concentración. Ten en cuenta que uno de los primeros síntomas de la deshidratación es el cansancio, somnolencia o sensación de confusión.
  • Evita dolores de cabeza y migrañas. La falta de líquido puede provocar dolor de cabeza y, por ello, las personas propensas a padecerlos deben mantenerse bien hidratadas para reducir la intensidad y duración de sus cefaleas.
  • Mejora de la capacidad de memorización y resolución de problemas. Estar correctamente hidratado hace que tu memoria a corto plazo funcione bien. Esta capacidad se puede disminuir ligeramente ante una leve deshidratación y de forma más seria en casos más severos.

Un nivel de deshidratación superior al 2 % disminuye la capacidad de memoria a corto plazo.

  • Ayuda a la ingesta gradual de agua. Contar con un vaso o una fuente de agua osmotizada cerca durante el tiempo de estudio ayuda a recordar que es necesario seguir consumiendo líquidos de forma gradual. Al menos, cada dos horas y en pequeños sorbos.

Algunos consejos para beber agua en el estudio

Si no te resulta fácil beber agua a pequeños intervalos durante el estudio, finalizamos nuestro post con algunos consejos para hacer que sea más fácil:

  • Establecer un plan de hidratación: especialmente interesante para las personas que estudian oposiciones o en época de exámenes. Consiste en organizar la ingesta de vasos de agua durante la jornada, con especial atención en el momento de la mañana y sin olvidar un vaso al levantarte y otro al acostarte. Este plan, junto con agua de calidad a la vista, permitirá que no te olvides de hidratarte.
  • Mantener la temperatura adecuada en la sala: demasiado calor o frío en la sala de estudio también afectará a tu concentración. Si en la habitación de estudio hay altas temperaturas o aire acondicionado es recomendable aumentar el consumo de agua.
  • No esperar a tener sed: como consejo final, recuerda que no es necesario tener sed para beber. Es preferible beber regularmente antes de llegar a esta situación. Por eso, insistimos en la idea de mantener una botella o vaso de agua cerca de los apuntes para no olvidarnos.