Aljibe de agua: Qué son, cómo funcionan y construcción

Aljibe de agua: Qué son, cómo funcionan y construcción
5/5 - 14 votos

Los aljibes toman su significado del árabe hispano“algúbb”, que procede a su vez del un término del árabe clásico que significa cisterna o pozo.

El aljibe era tradicionalmente un depósito para la recogida y almacenamiento de agua de la lluvia. Hace varias décadas en el medio rural eran pocos los hogares que no contaban con este receptáculo de agua para hacer acopio de ella y guardarla para tiempos de necesidad.

El aljibe recoge agua de la lluvia

En la actualidad, por lo general, ya no existe este problema de suministro de agua en España, aunque todavía hay hogares en los que se sigue haciendo uso del aljibe.

Pero para evitar el estancamiento del agua en el interior del aljibe hay que cumplir una serie de condiciones. Solo con un estricto cuidado del agua se puede evitar que sufra cambios que alteren su calidad, que pueden desembocar incluso en problemas de salubridad.

Precauciones en los aljibes de agua

¿Cómo construir un aljibe para el agua de lluvia? A la hora de construir un aljibe tendrás que tener en cuenta las siguientes condiciones para evitar la contaminación del agua. Un aljibe moderno está construido con hormigón y azulejo y tiene que responder, entre otras, a las siguientes características para garantizar su seguridad:

  • Construcción del aljibe alejado de focos contaminantes. Por ejemplo, los vertederos o las fosas sépticas.

  • Impermeabilización sin fisuras para evitar la contaminación y las pérdidas de agua.

  • Sistema de drenaje para eliminar la primera agua de lluvia, que arrastra tierra y materia en suspensión.

  • La entrada debe ir elevada sobre el nivel del suelo para impedir que se introduzcan elementos no deseados.

  • El agua debe pasar por una rejilla para cuerpos gruesos y por un filtro de arena antes de entrar al aljibe.

  • Fácil acceso para propiciar una limpieza periódica.

  • Los accesos al depósito deben estar cerrados y es recomendable hacerlo con cierre hermético.

Mantenimiento del aljibe

La precaución en los aljibes no se limita a su construcción, ya que es necesario un mantenimiento periódico (de 2 a 4 veces al año) que debe incluir la limpieza y desinfección, los accesos al depósito, el estado de las tuberías y vigas por dentro, la impermeabilidad para evitar accesos o fugas, revisión de posible acceso y insectos y eliminación de raíces.

Sistema de tratamiento de agua de aljibe

Al igual que el sistema de tratamiento de agua de pozo, un aljibe también debe estar sometido a un tratamiento para potabilizar el agua con los filtros pertinentes. Además, desde Ordessa recomendamos la instalación de un sistema de ósmosis inversa para disfrutar de un agua de calidad y con todas las garantías.