5 razones por las que poner un filtro en la ducha

5 razones por las que poner un filtro en la ducha
5/5 - 1 voto

Utilizar en nuestra piel y cabello agua de mala calidad todos los días puede acarrear consecuencias visibles. El cloro y otros elementos químicos que se utilizan en el agua pueden tener efectos visibles a medio y largo plazo, sobre todo en las personas que tienen la piel más sensible.

Es el caso de los bebés, niños o los ancianos, pero también se dan entre la población adulta.

Y es que, si filtramos nuestra agua de consumo diario o compramos agua embotellada, ¿por qué exponer nuestra piel y cabello al agua del grifo? De instalación sencilla, un filtro de ducha separa los sólidos en suspensión a través de un medio mecánico poroso.

Ventajas de poner un filtro en la ducha

En este artículo explicamos cinco de las razones para poner un filtro de agua en la ducha y empezar a disfrutar de las ventajas de un agua de calidad en tu baño y en tu hogar.

1            Regulación del PH

Con los filtros de ducha, el PH neutro de las redes del agua se regula por lo que se contribuye a mantener una piel y cabello más sano y fuerte, además de protegerlos de los elementos oxidantes.

Cuando nuestra piel no recibe la cantidad suficiente de agua o si se trata de agua de mala calidad, ésta puede deshidratarse, perder elasticidad y es más propensa a la aparición de acné.

Una piel seca o muy seca se manifiesta por una sensación desagradable en especial después del baño ya que la piel no cumple eficazmente su función de barrera de defensa a las agresiones externas porque está mal nutrida.

2            Eliminación de la cal

En zonas como en Zaragoza, donde hay mucha cal en el agua, instalar un filtro de ducha es muy recomendable para mejorar la salud de la piel y el cabello.

Una situación muy común, por ejemplo, son los picores o rojeces tras ducharse, algo que puede ser causado por el exceso de cal.

Y es que, al igual que en los electrodomésticos, en los grifos o en la mampara de la ducha, la cal se puede acumular también en nuestro cuero cabelludo, ocasionando picores.

3            Visibles resultados en piel y cabello

El filtrado del agua de la ducha elimina las sustancias químicas más agresivas, que son capaces de irritar el cuero cabelludo y la piel.

De esta manera, los aceites naturales se mantienen en el cuero cabelludo y la piel, lo que contribuye a una piel y cabello naturalmente suave y saludable. Además, al eliminar el cloro, que actúa como oxidante del color del pelo, el agua de la ducha será mucho menos dañina para los cabellos teñidos.

4            Protección ante metales pesados

Gracias a los filtros de ducha, los materiales como el hierro, plomo o mercurio quedan totalmente eliminados, además de impedir la aparición de bacterias, algas y hongos.

5            Temperatura del agua

El innovador filtro de agua especial para duchas que instala Ordessa está pensado para actuar con aguas en temperaturas de entre 4º-60º C, es decir, especialmente diseñado para funcionar en agua caliente, sin riesgo de que los contaminantes absorbidos por el carbón se disuelven y vuelvan al agua.

Un sofisticado filtro de ducha que cuenta con una primera capa de sulfato cálcico (encargada de regular el Ph, aportando los minerales necesarios en el agua), una intermedia KDF (elimina los materiales pesados, impide la proliferación de bacterias y ayuda a reducir el cloro) y una tercera capa de carbón activo GAC (permite eliminar los olores, sabores y el cloro del agua de red).

Si crees que son suficientes razones como para estudiar la idea de instalar un filtro de ducha, consulta al equipo de Ordessa que te ayudará a escoger la solución más idónea para tu hogar.

Seguro que te interesa: